18/06/2020
Categoría: Tendencias

Blanco y gris, una combinación que nunca falla

Lograr encontrar el equilibrio entre todos los elementos que componen una estancia no es tarea fácil. Diferentes combinaciones de colores y formas, objetos decorativos, distintos diseños de suelos y paredes, tamaño de la estancia, gusto personal... Hay diversos factores a tener en cuenta, pero si existe una combinación que nunca falla es la unión de gris y blanco dentro de un mismo espacio. Dos tonalidades que siempre van de la mano.

Azulejos pequeños color blanco

El color blanco se considera como el más puro. Representa la tranquilidad y las buenas vibraciones. Además, consigue captar toda la luz y potenciar su propagación, dando lugar a espacios más despejados y aportando mayor sensación de amplitud.

Naive White Decocer

Azulejos pequeños color gris

A priori, el color gris puede parecer frío, pero lo cierto es que aplicado a la decoración de interiores suele presentar un alto grado de sofisticación y sutileza. Sus posibilidades de combinación cromática son infinitas, ya que acepta desde tonos pasteles a más oscuros, manteniendo la serenidad y el equilibrio que lo caracterizan.

Goofy Decocer

Si buscas formar espacios agradables en los que reinen el bienestar y la elegancia, puedes optar por la combinación de azulejos de cerámica en blanco y en gris, dos colores con gran atractivo visual que encajan en cualquier tipo de cocina o baño, tanto de estilo moderno como más tradicional.

Destaca la versatilidad de la mezcla de estos dos tonos, puesto que se pueden emplear azulejos blancos y azulejos grises en todas las habitaciones de la casa, logrando excelentes resultados de alto valor estético y otorgando las atmósferas un toque de naturalidad.

Además, la integración de blanco, gris y baldosas de efecto madera es una de las favoritas en arquitectura e interiorismo, puesto que proyecta sencillez, calma y luminosidad en cualquier cuarto.

Kuni Grey Decocer

Por último, si quieres dar un toque personal y cálido a las estancias, introduce elementos decorativos, como tejidos y otros objetos, de colores vivos, como rojo, verde o azul. Realzarás la fuerza de estas tonalidades y llenarás tu vivienda de vitalidad.

Blanco y gris, ¡siempre de moda!

Compartir en