26/02/2020
Categoría: Tendencias

Ideas para iluminar las estancias más oscuras

La luz llena los espacios de vida. Habitar en un espacio luminoso beneficia notablemente nuestro estado de ánimo.

Ante viviendas que no cuentan con las ventajas de la luz natural debido a su orientación, por ejemplo, debemos buscar soluciones para sacar el máximo partido de la luz disponible y conseguir crear espacios luminosos y visualmente más amplios.

Elegir bien los colores juega un papel fundamental en la iluminación de las estancias

Sin duda, el blanco es el color de la luminosidad por excelencia y el que dota los espacios de una mayor amplitud.

Se trata de un tono fácilmente combinable con tonos complementarios, como beige, gris claro o azul pastel, y maderas naturales, lo que ayudará a repartir la luz de forma homogénea.

Una vez que hemos conseguido la luminosidad de esta manera, podemos añadir elementos decorativos de colores más llamativos a través de textiles, como cortinas, alfombras o ropa de cama. De este modo, le daremos un toque de personalidad a las estancias.

Asimismo, los azulejos de acabos brillantes son perfectos para espacios pequeños o sin apenas luz natural porque otorga sensación de amplitud y luminosidad. Percepción que se potencia todavía más cuando se trata de azulejos blancos.

Escoger el mobiliario adecuado también es importante a la hora de dar luminosidad a las habitaciones

El mobiliario con acabado en tonos claros, texturas suaves y líneas simples es ideal para dar luz a cualquier habitación. Aunque incluir algún mueble de color oscuro o tonalidades vivas también es recomendable para generar contraste y darle personalidad a la estancia.

Además, podemos colocar accesorios que potencien la luminosidad, como objetos decorativos de metales brillantes, mesas de cristal o espejos con marco luminoso, que reforzarán el efecto de la luz.

Recuerda que una estancia bien iluminada ayudará a crear un ambiente agradable y sereno. ¡Y no querrás salir de casa!

Compartir en